lunes, 30 de diciembre de 2013

Nostalgias...

Que grato empezar el día con tu bello recuerdo, de cuando vivíamos todo intensamente, el gozarnos apasionadamente, el siempre poseernos imprudentemente...
 
Del solo mirarnos para que todo tomara sentido, sin necesidad de excusas para buscar separarnos, cuando separarnos era un verbo que nunca conjugamos...
 
Tus manos en las mías, las mías en las tuyas, mi cuerpo en tu cuerpo, tu cuerpo... por el que tanto moría.
 
Remembranzas de cuando disfrutabas apasionadamente de mis diarias desventuras, aplaudiendo mis triunfos, consolando mis derrotas, siempre de la mano tomados, siempre en todo conectados... 
 
Hoy retrocediendo en el tiempo, tiempo del que tanto lamentaba su caprichoso comportamiento, tan lento cuando contigo no estaba, tan rápido cuando apasionadamente te abrazaba.
 
Era todo tan perfecto, tan exacto, tan contrario al presente con esta nostalgia latente, obligada, de que lo mas hermoso siempre es cosa del pasado, pasado del que siempre vivimos comparando...
 
Ahora la vida comparto con un ser diferente, alguien extraño entre mis brazos, abrazos que faltan en las eternas noches, noches que han perdido sus amaneceres.
 
Otra como tu nunca voy a encontrar, nadie me va a hacer tan feliz como en aquellos días lo fui, nadie se compara a lo que ame siempre, a mi antigua amante, nadie...
 
Ni tu misma que sigues aquí, junto a mi, pero siempre en tu mente ausente, ausencias presentes con esencias perdidas, con los años transformada, siendo ahora... Un ser completamente diferente a la que fuiste, a la que fue mi antigua amada.