martes, 14 de enero de 2014

Mundos virtuales...

Seres cansados, muchos de ellos de la vida aburridos, no hay nada que les motive, nada que les ilusione, nada que lo puedas levantar de sus camas, de su encierro, de sus auto creados monasterios...
 
Seres unicelulares e independientes en una nueva sociedad que ya no está compuesta por la suma de sus partes, sustancia descompuestas en ingredientes independientes, esencias inmersas en universos de siete pulgadas, materias con constituyentes autónomos, organismos que empiezan y terminan en breves instantes, sujetos a cambios de imagen, a renovaciones de perfiles, a redes sociales, tragedias que pasan en minutos, muchas sin terminar de ser digeridas cuando ya son viejas heridas, TT que son prioridades, RT que son lo realmente importante, individuos angustiados en conseguir los Likes adecuados...
 
Vidas fundidas en apariencias de vida, mundos virtuales mejor afianzados que sus presencias mortales, dominando temas que se hablan en todo el planeta, ya no hay nada que se pueda ocultar, nada que no puedan conocer, sin control de lo que las mentes con esa información puedan hacer, de cómo lo van a comprender, de cómo lo quieran entender, de cómo esta tecnología cuando quiere tranquilamente los puede poseer...
 
Manejos de información que antes se pagaban con arrugas, desgastando libros, persiguiendo catedráticos que pudieran compartir lo que celosamente guardaban en bibliotecas privadas, en clubs de lectura, cuando costaba cultivarte con literatura. Ahora todo en manos de criaturas que absorben información más rápido de lo que la pueden entender, muchos viejos sabios en jóvenes de tan solo trece años...
 
Juventudes que ya no dependen de sus aburridos padres para poder decidir cuando quieran hacer de esta vida... Un desastre.
 
 
 
 
Pensamientos, lecturas, historias, relatos