lunes, 1 de diciembre de 2014

Para esos días…

Despierto con mi cuerpo listo para poseerte, en cuanto amanece; activado automáticamente, sin pensarlo, sin razonarlo, sin proponérmelo previamente. Una simple reacción natural a la necesidad de tu cuerpo, aunque tu cuerpo no esté presente
 
Un instinto en un sentido irracional, para una parte de mi cuerpo que se activa de forma independiente y que solo puede ser tratada manualmente; al no tener una opción de apagado... Para esos días en que tu no estas a mi lado.
 
 
 
 

microrrelato, microcuento