miércoles, 14 de enero de 2015

Un motivo para vivir...

Recordaba que había algo por lo que tenía que vivir, algo que era muy importante, algo que era irreemplazable, algo que le daba un motivo para vivir. Intentó recordar qué era, pero nunca se acordó. Razonó que probablemente ese motivo no era tan importante, por lo que cargó su pistola... Y se mató.