sábado, 16 de enero de 2016

Un trágico final...

- ¡No me dejes, si me dejas me muero!… - Él le rogaba amargamente, pero ella ya estaba resuelta a dejarlo y sin pensarlo dos veces, en ese instante lo abandonó.

Y tal como él lo predijo, lo peor sucedió… En el mismo instante en que esa batería lo dejó, ese teléfono celular, a mejor vida pasó.