miércoles, 25 de diciembre de 2013

Hoy es el día de abrir los regalos...

Es el momento de abrir los regalos, la emoción que esto provoca varia dependiendo de la edad, los mas pequeños, muchos de ellos, mas emocionados jugando con las cajas con que fueron envueltos que con los juguetes que vienen dentro...
 
Hay los niños un poco mas grandes que defraudados ven que solo ropa les regalaron, los que llorando están porque no recibieron lo que claramente pidieron y todos los demás que para ellos es solo un día mas, sin regalos, sin recibir ropa que del frio los tape o algún juguete que este por lo menos completo, no importa que no este nuevo,  con que tenga todas sus llantas, alguna muñeca, que no hable, solo que nada le falte.
 
Los que ya son mas grandes, que lo que piden esta ligado a lo mas nuevo de la tecnología, la marca es importante, es lo único, lo mas relevante. Donde lo mas caro es lo mas claro y especifico de lo que se les tiene que regalar, solo así felices pueden acabar, así como también los hay que a esa edad solo se dedican a robar.
 
Los que ya son independientes, los que ya perciben ingresos, están dedicados a darse a si mismos los regalos que saben no van a recibir por terceros, lamentando no haber encontrados mejores ofertas para comprar los regalos... que ahora a ellos ya les tocan dar.
 
En esta extraña pirámide consumista se aprecian a los mortificados padres, que tienen que cumplir con los caprichos que se van afinando con la edad, desde los hijos que ya están consientes de las cosas para terminar con cónyuges que al final son mas exigentes con sus presentes...
 
Padres que estiran sus ingresos, créditos usados al máximo, todo para cumplir con lo exigido, no hay nada que pague la sonrisa de un hijo, ni tampoco nada que de mas tranquilidad que una pareja complacida cuando tenemos la intención de llegar juntos a la ancianidad.
 
Hoy es el día de abrir los regalos, mañana... Mañana ya veremos como todos ellos se pagan.