sábado, 16 de agosto de 2014

Mentiras…

Iba saliendo de una escuela una madre con su hijo, lo llevaba agarrado de su mano, ella iba muy molesta, le acaban de dar el reporte de que su hijo mentía en clases para no llevar su tarea, su maestra le dijo que su hijo ya ha había matado a su abuela, a un par de tíos y a unos primos, siempre inventando excusas para no cumplir con su tarea.
 
 
Llegaron a su casa, lo sentó en la mesa del comedor, ella era madre soltera, por lo que era la única responsable de su educación, llorando ella le explicaba de su esfuerzo por pagarle la escuela, de todo lo que tenía que hacer para poder comprarle sus útiles escolares, de cómo se sentía frustrada, porque no aprendía lo que le enseñaban en la escuela, ¿Por qué mientes? ¿Por qué dices tantas mentiras para no cumplir con tus deberes? ¡Dime si ya no quieres estudiar para sacarte de la escuela!...
 
La madre lo regañaba son saña, mientras unas lágrimas de frustración recorrían sus mejillas, en eso estaban cuando sonó el timbre de la puerta...
 
Abre, yo no quiero que me vean llorando, si es tu Tía Alejandra dile que estoy trabajando, si es el señor Fernando dile que estoy de viaje, si vienen a cobrar la renta, le dices que estoy en el velorio de tu abuela, si vienen a cobrar los del Cable, diles que fui para allá para pagarles y si es mi comadre la pasas, quiero ver si con la ayuda de tu madrina... Puedo entender por qué vives diciendo tantas mentiras.