martes, 4 de noviembre de 2014

Dos minutos...

Dos minutos me tardé, viendo el teléfono antes de decidirme a marcarte, dos horas tardamos platicando cuando finalmente lo hice, dos meses pasaron antes de que fueras mía, dos años tardamos para poder casarnos, dos hijos tuvimos en dos décadas de feliz matrimonio...
 
Dos minutos bastaron para tomar la mejor de mis decisiones, los mismos dos minutos que me han dado, para darte el último adiós... Ahora que te has marchado.