martes, 12 de mayo de 2015

Nada mejor...



Nada mejor, que el sabor de tu miel cuando separo mi boca de entre tus piernas... Mientras tú no paras de estremecerte, con esa mano aun entre tus dientes.