jueves, 21 de enero de 2016

Y te dije…

Y te dije – Ven –… Y viniste sin preguntarme más.

Te dije – Bésame –… Y me besaste como si fuera el último beso, que me dabas en tu vida.

Te dije – Abrázame –… Y llenaste mi ser con un abrazo, que me dijo más que mil palabras.

Te dije – Acompáñame –… Y te sentaste a mi lado, sin decir nada, solo recargada en mí, abrazada de mi brazo

Te dije – Nunca me dejes –… Y me volteaste a ver, con una cara tan seria, que no tuviste que decir más. El rodar de una lágrima por tu mejilla me afirmó lo que tanto temía, que a partir de ese día, ya no ibas a ser mía.


Y te dije de nuevo ­– Ven –… Pero el eco de mis propias palabras llenó el vacío de tu muda respuesta, que ahora se afirmaba, con una lágrima mía.