martes, 7 de enero de 2014

Festejando... un año mas.

Hoy es su cumpleaños! esta emocionada por cumplir un año mas de vida, levantada desde la madrugada le es imposible seguir acostada...
 
Tiene desde la media noche su móvil en la mano, esperando y contestando los primeros mensajes de felicitación, toda la noche la pila cargo, ni un mensaje se va a perder por no tener pila en su celular.
 
Por fin amaneció! ya se baño, se cambio y por supuesto que no desayuno, se iba con hambre, lista para escoger de quien aceptaba la invitación a comer...
 
Camino al trabajo recibe la llamada de su anciana madre, la misma llamada año con año, recordando como pasa el tiempo, del día en que nació, de como llovía, de como su padre como siempre por poco no estaba presente, de como ha crecido esa niña ahora convertida en toda una ejecutiva...
 
Llega a su oficina recibiendo felicitaciones de sus socios, las asistentes y secretarias en una competencia por adular a su jefa, todas comentando lo bien que se ve, de como no se le notan los años, de lo bien conservada que esta, de como no aparenta su edad, de como parece de la mitad de su edad... Halagos que ocultan mensajes mal intencionados, envidias ocultas en falsas sonrisas, frases corteses con fines hirientes, heridas que hacen daño en susceptibles mentes.
 
La cumpleañera a todas despide con un simulado rostro sonriente, cierra la puerta de su privado dejando afuera la sonrisa que se le ha borrado, camina a su baño, enciende la luz que prende parpadeante, iluminando un rostro bien reconstruido, fruto de un presupuesto por años invertido.
 
Su mirada se cruza con el mas cruel de los tormentos para todos aquellos que se resisten al paso del tiempo, el integro e insobornable reflejo en el espejo, quien sin ningún miramiento hace un pase de lista para recordar todos los presentes que se van quedando, todos los años que invariablemente se van acumulando...
 
Ve su frente, lisa completamente, sin arrugas, sin gestos, como congelada, un poco inflamada por la cantidad de botox que le fueron inyectadas, la misma inerte figura en la comisura de sus labios, en sus sienes, se pasa los dedos por sus mejillas, siente donde cada uno de los hilos tensores fueron puestos, donde levantaron su rostro, hilos que la hacen mas joven, tan joven que no concuerda con el viejo cuello que lo sostiene, el que siempre con una elegante mascada lleva tapado, el único que no hubo con que ser retocado...
 
Ve sus manos con esas manchas que nada las puede borrar, se toca los senos, firmes, duros, falsos como todo lo que usa para disfrazar su edad, para tapar lo que desde la madrugada se empeñaba en festejar... Que es un año mas vieja por mas que lo intente disimular.