jueves, 20 de febrero de 2014

Puedo soportar...

El saber que a mi lado ya no estas, el tener que guardar la comida que por costumbre cocino de más. El seguir dejando sin usar el lado de la cama en el que ya no estas, el esperar el final de las novelas que te gustaban más. El continuar regando unas plantas, platicándoles en voz baja, como siempre lo hacías, cuando me decías, que así era la forma como en realidad crecían. 
 
Puedo soportar, el encontrarme con antiguos amigos de los que el destino aparto nuestros caminos; el tener que saludarles, en lo posible esquivarles, para no darles el tiempo de preguntarme como esta mi mujer... 
 
Puedo soportar, el tener que tomar la difícil decisión de buscar combinar los pantalones con las camisas, los tenis o zapatos, sombrero o peinado; que complicado resulta cuando no tienes quien te los elija, con tan solo una sonrisa... 
 
Puedo soportar, el tener que escuchar tu voz, en los mensajes que dejabas en mi buzón; imposibles de borrar, imposible dejarlos de escuchar. 
 
Puedo soportar, la vista fija de cientos de muñecos acomodados en toda la casa, preguntándome eternamente en donde estas; cada uno representando un momento especial, una fecha que recordar, un aniversario que celebrar o solo el placer de a tu lado estar. 
 
Lo que no puedo soportar, es el ver al perro echado a mi lado, por las tardes, siempre a la misma hora, siempre atento a la puerta, esperando a que regreses, moviendo la cola con cada ruido que de la calle le llegue. ¿Cómo le puedo explicar que partiste, cuando nos amábamos mas, a este fiel animal?, Como decirle que un trágico accidente termino... Con este amor ejemplar.