viernes, 20 de junio de 2014

Un día especial...

Hoy es un día especial, porque hoy tienes la oportunidad de hacer los cambios que necesitas en tu vida.
 
Hoy estás viviendo las consecuencias de lo que hiciste ayer y tu mañana depende de lo que hagas hoy, en ti está el decidir aceptar o rechazar todo lo bueno o malo que te llegue en este día y solo tú vas a ser responsable de tu amanecer del día de mañana.
 
Si decides seguir viviendo una vida que no te gusta, tienes todo el derecho de así hacerlo, de lo único que no tienes derecho es de culpar a los demás por lo que te esté sucediendo, si es bueno o malo fue tú única decisión el aceptarlo y sólo depende de ti el poder cambiarlo.
 
No hay buena suerte o mala suerte, solo hay consecuencias de las decisiones que tomamos, si nos quedamos sentados esperando a que la suerte nos cambie, sentados nos vamos a quedar hasta que la muerte nos alcance.
 
Ayúdate que yo te ayudaré, es un principio para quienes creen en un ser superior.
 
Ayúdate que nadie más lo hará, es un principio para los que no creen en un ser superior.
 
Vivimos en un mundo redondo en donde la vida da muchas vueltas, a veces estamos arriba, otras veces estamos abajo, lo importante es nunca dejar de moverte, lo vital es siempre buscar el salir adelante.
 
Si te estás lamentando porque todo te sale mal, porque no se te dan las cosas o porque sientes que todo está en tu contra, tienes dos opciones.- La primera y más sencilla es seguir lamentándote, sentad@, esperando a que te llegue un milagro. La segunda, que es la más inteligente y la más complicada, es el darte cuenta que el error no se encuentra en los demás, que si no te salen las cosas, es porque no estas tomando las decisiones correctas y lo más importante, que no has comprendido que no dependes de nadie más para salir adelante.
 
No busques una fuerza adicional en alguien más, porque nunca la vas a encontrar, las parejas, amigos, parientes, son, en algunas ocasiones, apoyos que podemos recibir, pero no son escalones que nos ayuden a subir, los amigos que utilizamos para subir van a ser los mismos que en algún momento nos van a hacer caer.
 
No hagas tus cimientos en base de los demás, construye tus cimientos utilizando tu propia capacidad, si te tardas más en construir tu propio destino no importa,  pero nunca te compares con lo que hacen los otros, porque cada uno crecemos con nuestro propio ritmo, porque cada uno de nosotros vivimos nuestros propios universos, únicos e independientes, cada cual tiene su propia historia, cada cual la vive de forma distinta, cada cual hace con su vida... Lo que su propia decisión se lo permita.