miércoles, 2 de julio de 2014

Una madre ejemplar...

Tiene cuarenta y cinco años, es madre de tres hijos quienes viven con su mama en el pueblo en donde nació, ella tuvo que emigrar para buscar darles un futuro a sus hijos, el padre tiene ya varios años que los abandono.
 
Ella trabaja como obrera, buscando doblar turnos para recibir más dinero, solo se queda con lo suficiente para pagar el cuarto que renta y para sus comidas, lo demás se lo envía a su madre para que compre la comida para sus hijos, ya lleva cinco años viviendo así, los mismos años que tiene sin ver a sus críos
 
Los cumpleaños de sus hijos y las navidades las celebra con llamadas telefónicas, su hijo más grande tiene ocho años, el que le sigue tiene siete y el más pequeño está cumpliendo los seis años, el papa los abono a los meses de haber nacido el más chico.
 
Ella vive sola, trabajando para darles lo mejor, durante esos cinco años ha tenido muchos amantes eventuales, amantes ocasionales para satisfacer los deseos carnales que le pide su cuerpo, no tiene otra forma de distraerse, no puede darse el lujo de salir a comer, de ir al cine, de comprarse ropa, todo lo que gana es para sus hijos, el recibir a alguien en su cama, a ella no le cuesta nada.
 
Su madre le ha insistido en que regrese a su pueblo, le comenta que han abierto una nueva fábrica en donde podría solicitar empleo...
 
El sueldo es el mismo que lo que ganas ahora y podrías estar cerca de tus hijos, le dice la afligida progenitora, pero ella no está de acuerdo en volver, no quiere perder su antigüedad, sabe que por su edad no es tan fácil que la puedan contratar, aunque sea el mismo empleo y gane el mismo sueldo no se la quiere jugar.
 
Siempre se lo dice a su madre, lo que más le importa es la seguridad de sus hijos, por eso se ha dedicado solo a trabajar, siempre se define como una madre ejemplar, sacrificándose sin ver a sus hijos en los últimos cinco años, con tal de no gastar en los pasajes, enviándoles todo el dinero que gana, dedicándose en el día solo a laborar... Y por las noches a buscar con quien se pueda encamar.