lunes, 4 de agosto de 2014

Entre sabanas...

Una cara emerge, apareciendo entre sabanas, es un caballero con el cabello revuelto, tiene todo el rostro sonrojado, como si acabara de hacer un gran esfuerzo... 
En su boca y mentón algo brilla, están bañados de una ligera miel incolora, que le da un toque de brillo a esa parte de su cara. 
Se le aprecia una media sonrisa, el marco perfecto para su pícara mirada, es la mirada triunfante de un pirata apreciando el botín que ha obtenido, una mirada que se asoma de entre dos piernas dobladas, las piernas de una dama que tiene su mirada perdida en el techo, con una mano se tapa la boca y con la otra se toca el pecho, mientas hace lo posible... Por recobrar el aliento.