miércoles, 13 de agosto de 2014

La pelota de mil colores...

Una pelota va bajando, rebotando por la calle, es de vivos colores, va botando hasta que pega con la pared de una casa que está en una esquina, da un par de rebotes más y continúa su camino, ahora sólo va rodando, avanzando unos metros hasta que se detiene en las piernas de un niño quien con una gran sonrisa la ha levantado, con la pelota en su brazo voltea a ver su mamá, quien lo tiene tomado de la otra mano, apretándosela con fuerza, con la mirada fija hacia la otra esquina...
 
El niño le pregunta si se pueden ir, la mamá lo voltea a ver, con el rostro pálido y no le contesta, sólo se da la vuelta para retomar el camino a su casa, va caminando de prisa, arrastrando a su hijo, quien feliz tiene la pelota tomada con la otra mano, a su lado pasa una ambulancia, con la sirena encendida, va a toda velocidad, hasta detenerse un par de esquinas más arriba, justo donde está una camioneta atravesada, con una señora gritando agachada, intentando sacar a un niño que está entre sus llantas, le grita su nombre pero el niño no responde, a un lado se ve a un señor llorando, sentado en la baqueta, es quien manejaba la camioneta, cuando regresaba de su trabajo, de su turno de noche, iba muy cansado, dormitó un instante cuando sintió un golpe, primero pensó que había atropellado a un perro, hasta que vio rebotando por un lado... Una brillante pelota de mil colores.