lunes, 15 de septiembre de 2014

El obrero...

Un obrero termina su larga jornada, cansado parte a su casa, agotado, arrastrando sus pasos, apenas consciente llega y se mete a bañar, con agua helada que lo va recuperando, el cansancio ha desaparecido; ahora es un Drácula renacido, elegantemente vestido, buscando la puerta... Para salir a buscar una presa.