sábado, 28 de marzo de 2015

Tiempo


Tiempo me pediste para pensar en lo nuestro, - Necesito tiempo, por favor déjame pensarlo - Era lo que siempre me contestabas cuando yo tanto rogaba por estar a tu lado. 


Desde entonces han pasado cuatro años y el tiempo que tanto me pedias solo me ha enseñado… Que tú, realmente no eras la mujer que necesitaba a mi lado.