lunes, 19 de febrero de 2018

¿Quien eres tu?

¿Y quien eres tú? ¿Que de la nada te apareces queriéndote meter en mi alma? Te presentas como si tuvieras el derecho de luchar por un corazón, que en su momento ya fue entregado pero nunca me fue devuelto. Un corazón del que llore mucho tiempo por haberlo perdido, un corazón que al saberlo perdido, he aprendido, que puedo vivir perfectamente sin volver a querer, sin necesidad de tener a nadie que me mueva mi mundo perfecto. Un mundo perfecto que no tiene cabida para ti, que ahora te apareces queriéndome enamorar.

¿Quien eres tú? Que insiste tanto en llamarme, en invitarme. En portarte bello y atento, cuando yo se que todo eso, no es mas que puro invento.

¿Quien eres tú  Que se atreve a querer mover los delgados hilos que quedaron, de esas sogas tan gruesas que sostenían la gran ilusión que un día sentí.

¿Que no te das cuenta de que ya no me interesa el volverme a enamorar? ¿Que no te das cuenta de lo feliz que soy, abrazada de mis amigas y familiares, donde no queda cabida para nadie mas?

¿Porque ahora apareces tú  Moviéndome cosas que estaban muy bien donde estaban guardadas. Diciendo lo que muchos me han dicho... Pero ahora con un tono diferente, usando las mismas palabras que he escuchado tantas veces, pero con un sentido distinto.

¿Porque ahora inquietas un lienzo que fue tan maltratado? Del que ahora solo quedan algunos pedazos unidos por lagrimas tan secas, que ya no recuerdan el porque ahí llegaron. Pero que ahora, de alguna forma, se esta renovando, nuevos trozos blancos aparecen, uniendo los pedazos que quedaron, como preparándoselo a ser de nuevos pintados.

¿Quien eres tú  Que ahora me haces pensar otras cosas, que no tienen nada que ver con el trabajo ni mi vida que parecía tan perfecta.

¿Quien eres tú  Que ahora me saca una sonrisa cuando de ti me acuerdo. Justo cuando los viejos recuerdos de ese pasado ya han quedado enterrados.

¿Quien eres extraño? Que sin saberlo me ha demostrado... Que ya estoy lista para tener de nuevo, a alguien que se gane el derecho, de caminar a mi lado.