martes, 1 de abril de 2014

Sin nada...

Estoy sentado en medio de una casa tan llena de muebles que se siente completamente vacía, sin nada que refleje tu presencia, sin nada que calle tu ausencia, sin nada que llene los espacios ahora vacíos donde antes había algo de ti, sin nada de los recuerdos, detalles, de los toques con los que todo lo inundabas, obligándome por donde quiera que pasara  a quedar empapado de tu esencia...
 
Solo me queda la imagen de tu espalda  ladeada por la maleta que cargabas y el eco de unas huecas palabras intentando justificar tu partida, palabras que se han quedado clavadas en la misma pared... Donde antes estaban tus fotografías.