jueves, 25 de septiembre de 2014

Enamorado…

Te vi, me viste, te sonreí, me sonreíste; con esa mágica invitación me acerqué, platicamos y pude disfrutar de estar un tiempo a tu lado.
 
Hoy que he despertado sigo impactado por el sabor de tus labios, sintiéndome enamorado corro al mismo lugar donde te había encontrado, pero he llegado tarde... Ya tú con otro cliente te habías marchado.