miércoles, 10 de junio de 2015

Señales…



Pedía al cielo una señal para saber si su matrimonio se podía salvar o no. Algo que le dijera que oportunidad tenía de que su esposa lo volviera amar, alguna manifestación divina que le confirmara si iba a perder o no a su familia… 

Y los dioses lo escucharon, enviándole la señal que pedía; la encontró al abrir la puerta de su hogar, en forma de un papel pulcramente doblado, donde venía escrito su nombre. El papel estaba tirado en el piso; exactamente en el mismo lugar donde antes había una mesa, una mesa que estaba cuando salió temprano de su casa. Una casa que ahora lo recibía… Completamente vacía.